“La batalla con el fútbol es una de las que tenemos perdidas los deportes minoritarios”

El ex ciclista gallego, Óscar Pereiro, y el periodista de la TVG, Terio Carrera, comparten mesa mañana en la Facultade de Ciencias da Comunicación de la USC, en una conferencia que lleva por título ‘Que é o deporte? Do xogo ao espectáculo e do espectáculo ao negocio?’. Será dentro del Seminario de Comunicación Deportiva ‘A transmisión de valores desde a información deportiva’, que organiza la entidad Aurea 5.0, junto con la propia facultad. El que fuera campeón del Tour de Francia en 2006 aportará su experiencia y sus vivencias a caballo entre el deporte y los medios de comunicación. Con la ayuda de Carrera, analizará la espectacularización  del deporte y los circos mediáticos que acechan continuamente a los deportistas.

¿Cómo definirías el deporte?
A día de hoy, es calidad de vida, es una manera de sentirte muy bien, de liberar la mente, de olvidarte del trabajo, de problemas, aunque en mi caso no es ese. Pero a la gente normal creo que le viene muy bien el deporte, y ahora para mí es eso, es diversión y sobre todo mantenerme en forma, calidad de vida y, en su momento, era mi trabajo y mi día a día.

Es inevitable que se forme un circo mediático en torno a los deportistas, tú como profesional, ¿cómo lo has vivido personalmente?
Por suerte o por desgracia llegué a aprender a convivir con todo eso. Es verdad que todo el boom que pude haber tenido hace años poco a poco se va diluyendo y queda simplemente eso, ser uno de los 7 españoles que ha ganado el Tour de Francia y siempre va a ser el hecho de que te llamen para una cosa u otra. Yo creo que hay que aprender, sobre todo, a convivir. Si tú intentas atender o hacer todo lo que te piden realmente, tu vida no deja de ser algo que domina la gente y que no dominas tú. Por otro lado, no puedes hacer ni caso a lo que sale en la prensa o lo que la gente habla a raíz de lo publicado… Es algo a lo que te tienes que acostumbrar y reconozco que el primer y el segundo me costó entender por qué la gente hablaba para bien o para mal, cuando yo era una persona normal que intentaba hacer su trabajo. Pero es acostumbrarte y saber aceptar las críticas positivas y cuando hay alguna negativa pues aceptarla también y sin más. Lo más importante es disfrutar de la prensa y aprovechar tu popularidad para ayudar a ciertos eventos y después intentar vivir aislado de esto porque si no es muy complicado vivir en el día a día.

Puedes continuar leyendo la entrevista en la web de Santiagosiete

Anuncios

El primer vampiro en la gran pantalla

Título original: Nosferatu, eine symphonie des grauens”/ Año: 1922/ País: Alemania / Duración: 91 min / Director: Friedrich Wilhelm Murnau/ Guión: Henrik Galeen, basado en la novela Drácula de Bram Stoker / Fotografía: Fritz Arno Wagner y Gunther Krampf / Música: Hans Erdmann (partitura original), Peter Schirmann (partitura 1969), Timothy Howard (partitura 1991) / Reparto: Max Schreck (Orlok [Drácula]), Alexander Granach (Makler Knock), Gustav Von Wangenheim (Thomas Hutter), Greta Schröder (Ellen Hutter), Georg H. Schnell (Westrenka), Ruth Lanshoff, John Gottowt, Gustav Botz, Karl Etlinger, Wolfgang Heinz, Max Nemetz…/ Sinopsis: En 1838, Thomas Hutter, un agente inmobiliario, atraviesa los Montes Cárpatos para vender una casa al propietario de un castillo en el Mar Báltico, el conde Graf Orlock. Pero lo que no sabe Hutter es que Orlock es en realidad un vampiro, y el conde lo retiene en su castillo durante algún tiempo hasta que consigue escapar. Orlock, necesitado de más sangre para poder alimentarse, quiere mudarse a Alemania, de ahí su interés por la casa de Hutter. Al llegar a la propiedad que compró, trae consigo un gran terror que los habitantes identifican como la peste. La única persona que tiene la clave para salvar a la ciudad y a la humanidad de los ataques del vampiro es Ellen, la esposa de Hutter, por la que el conde Orlock siente una especial predilección.

Los relatos sobre vampiros se remontan a principios del siglo XIX y perduran hasta nuestros días. En este tiempo aparecen todas las variantes del vampiro, desde Lord Ruthven, el personaje atractivo y misterioso, de Polidori, hasta el primitivo Vurdalak de Alexei Tolstoi, inspirado en las supersticiones rurales. Pero no cabe duda de que no será hasta la novela de “Drácula” de Bram Stoker cuando realmente se encarne la mezcla de esta figura literaria a la perfección.

La representación de este magnífico ser no tardó en llegar a la gran pantalla. Así aparece en 1922 la primera adaptación cinematográfica de la novela de Stoker, bajo el título de “Nosferatu, eine symphonie des grauens”, con la variación de los nombres de los personajes y de la trama, por primera vez la figura del vampiro tiene un papel realmente destacado. Una versión libre y con tono romántico de Stoker, el film es también una de las más destacadas obras del cineasta Friedrich Wilhelm Murnau (1889–1931). A partir de este film comenzó a desenvolverse la criatura en el mundo del cine, con obras cinematográficas como “Drácula” (1931)  y “La marca del vampiro” (1935) de Tod Browning, “Drácula” (1958) dirigida por Terence Fisher, o “ Drácula” (1992) de Francis Ford Coppola. Es importante señalar que en 1979 aparece un remake del film de Murnau, que llegará de la mano de otro genio alemán, Werner Herzog. Para su particular homenaje al que se considera el primer gran film de terror de la historia, Herzog buscó copiar el mismo estilo que el de la original y al mismo tempo salvar las diferencias que existían respecto a la novela de Stoker.

Todo aquel que haya leído la novela de Stoker quizás pueda sentirse decepcionado o contrariado al ver que los nombres de los protagonistas y que la trama no se corresponden, pero lo cierto es que Murnau no consiguió adquirir los derechos sobre la novela que tenía la viuda de Stoker. Con esto, el conde Drácula pasa a ser el Conde Orlock, Jonathan Harker pasó a llamarse Thomas Hutter, Mina, la esposa de Harker, se convirtió en Ellen; Reinfield, el loco que permanece bajo la influencia del vampiro, es Knock, a la vez que se convierte en el jefe de la inmobiliaria en donde trabaja Hutter, y el personaje del Doctor van Helsing, básico en la obra de Stoker, desaparece, siendo sustituido en cierta forma por el Profesor Bulwer y por el Profesor Sievers, que tienen poca relevancia en el desenvolvimiento de la acción.

En la primera parte del film las diferencias en la trama no son tan notables como en el final, ya que se termina cambiando el sentido original de la novela. Algo que sin duda se echa en falta es la presencia de Lucy, ya que su destino es un previo aviso de lo que le podría ocurrir a Mina y además es la clave para que los protagonistas obtengan las pistas del ser al que se están enfrentando. Una gran diferencia que da un giro radical a la historia es la definición de la criatura, el refinado y diabólico ser de la novela aparece en el film como un monstruo esquelético, se obvian las características sádico-eróticas del vampiro, algo imprescindible que siempre va acompañando a este ser y que por eso lo hace especial. Sin embargo la confrontación del Bien y el Mal se mantiene, aunque aparece representado como la confrontación de la inocencia y de la crueldad que encarna al vampiro.

Uno de los temas que Murnau utiliza en el film y la atracción-repulsión entre Ellen y el vampiro. Por una banda encontramos esa conexión que se establece entre ellos cuando ella, sonámbula, siente su presencia, y por otra tenemos que el Bien está encarnado en el personaje de Ellen, que simboliza la luz, la belleza, al contrario que Nosferatu que simboliza el Mal. En cierto modo, se puede decir que es una tragedia, el conde sufre por vivir, por lo que su objetivo es morder a Ellen al amanecer para poder descansar en paz. El encuentro entre ellos dos es trágico, la mujer se sacrifica para salvar a la población de los crímenes del vampiro y él va en busca del descanso eterno. Esta cuestión contrasta con la novela, ya que Drácula goza con los crímenes, cuando algo le atrae, mata por capricho.

En relación con las cuestiones técnicas, Murnau deja de lado los decorados y rueda la mayor parte del film en exteriores, todas las imágenes del castillo, de las montañas, son naturales, algo fundamental porque el paisaje y la naturaleza participan del drama. Tiene muchísimo mérito, al igual que el contraste entre la luz y la sombra que consigue mediante positivos teñidos de color, para el crepúsculo echa mano de un color azul oscuro, mientras que para el amanecer utiliza un tono sepia. Esto no es una cuestión baladí, ya que estos contrastes en la escala cromática simbolizan un continuo enfrentamiento entre la luz y la oscuridad.

Murnau opta por el dinamismo, que consigue mediante el rodaje en exteriores y a través de una gran cantidad de recursos cinematográficos, así como la aceleración de las imágenes, que se comprueba, por ejemplo, en el trayecto del carruaje que transporta a Hutter hacia el castillo del Conde, y cuando se llevan todos los ataúdes. A la vez que se consigue esto, se refleja lo terrorífico y el misterio sobrenatural de la historia con la utilización de planos originales que tienen una gran fuerza expresiva y narrativa. Una secuencia que lo representa es la travesía del barco que lleva a Nosferatu hacia Alemania, se plasman de tal forma que parece un barco fantasma, a lo que contribuye las apariciones de la nada del vampiro, el miedo de los marineros y la desaparición de la tripulación; realmente se transmite al espectador una sensación de angustia y de compasión por los tripulantes. Dicha sensación se da en otras secuencias, en las que el acercamiento con lentitud del vampiro hacia la cámara produce un sentimiento de tensión e inquietud. Sin duda hay que destacar una de las imágenes más maravillosas que le aporta una gran fuerza al film, la visión del pólipo a través del microscopio tiene una gran relevancia, ya que representa la introducción de la ciencia en el cine por aquel entonces, además de ser un espectáculo increíble.

El “Nosferatu” de Murnau supuso un gran paso para la consolidación y la evolución del lenguaje cinematográfico en diversos aspectos, así como los recursos de la puesta en escena que tendrán una gran influencia en los films de terror posteriores, pero el terror de este film dista mucho del terror que se conoce en la actualidad; el vampiro fue creado para aterrorizar al mundo, no para brillar con el sol. Citando a Claude Kappler, “si el vampirismo fascina es porque representa, con una gran fuerza, una imagen del hombre contemporáneo”, y Murnau lo consiguió personificar.

Esta es una de las mejores escenas de la película, así como de la historia del cine.

“Creo que o xornalismo deportivo está francamente en crise” Entrevista con Terio Carrera

‘Que é o deporte? Do xogo ao espectáculo e do espectáculo ao negocio?’. Así reza o título da conferencia que compartirán o ex ciclista galego, Óscar Pereiro, e o xornalista da TVG,Terio Carrera, o próximo 26 de xaneiro na Facultade de Ciencias da Comunicación da USC. É unha realidade que os conceptos deporte e espectáculo camiñan da man, para aportar unha visión profesional sobre o panorama deportivo na actualidade, o Seminario de Comunicación Deportiva ‘A transmisión de valores desde a información deportiva’, organizado pola entidad Aurea 5.0 xunto coa propia facultade, invita aos poñentes a aportar a súa impresión persoal. O xornalista da televisión galega compartíu connosco a súa opinión en torno ao circo mediático que ameaza ao deporte e sobre a evolución que experimentou a figura do xornalista coa transformación do deporte en espectáculo e negocio.

Xa que forma parte do título da conferencia, pregúntoo directamente: Que é o deporte?
É una necesidade do ser humano, algo que debe formar parte, especialmente nos cativos e nenos, é un elemento máis da formación, una maneira de vivir e algo que debe estar sempre presente no día a día do ser humano.

Hoxe en día concíbese o deporte sen o espectáculo?
Si porque aínda mantemos a distancia entre os que son deportistas e os que amosan a súa paixón por un equipo, por exemplo. Hai xente q sae a correr todos os días, vai en bici e non son ciclistas, e logo está a vertente de a persoa como espectador que asume o espectáculo deportivo. Se buscamos a élite, obviamente non hai deporte, hai espectáculo con intereses comerciais e empresarias. Neste aspecto o que perdeu o deporte de élite foi a esencia e a filosofía de valores, pero afortunadamente creo que cada día a xente é máis madura e distinguen o que é practicar un deporte para o seu benestar persoal da parte do afecionado a un deporte en particular.

Podes continuar lendo a entrevista en na web de Santiagosiete

Yo, yo misma y la celiaquía

Ayer salía publicado en El País un reportaje sobre la celiaquía. Es quizás el reportaje más completo que he visto en un medio sobre esta enfermedad que afecta al 1% de la población española, y servidora, pertenece a ese ínfimo 1%.

A diferencia de lo que el autor señala en los destacados, mi caso lo detectaron en tan solo 3 meses, doy gracias de no tener que haber esperado el diagnóstico 8 años, entre dolores de barriga y anemias ferropénicas interminables. Pero cuando el médico me anotó en la lista de sus celíacos favoritos, lo cierto es que era la tercera persona más joven, ya que los demás compañeros del gremio rondaban los 40 e incluso, algún atrevido, los 70. El señor digestivo anotaba la edad a la que era detectada la enfermedad y me explicaba: “Hay gente que se pasa la vida tomando hierro y continúan con la anemia, otros no presentan ningún síntoma y muchas mujeres llegan a los 40 con 5 abortos, quizás vosotras os lleváis la peor parte”. Guau!

Con un poco de suerte naces celíaco y desde los 2 años le escapas al pan porque te dicen que es malo y te hace daño. Si te descubren la celiaquía en la edad adulta, bueno, no tienes más remedio que asumirlo y adaptarte. Al principio te lo tomarás muy en serio, después harás el tonto arriesgándote a comer cosas sin comprobar que no tengan gluten, hasta que un día te dejes las tripas porque el gluten se las está cargando, seguro, seguro, que no vuelves a tentar a la suerte.

En cuanto te diagnostican la celiaquía te pones a dieta y ya está. Prohibidos quedan el trigo, la avena, el centeno, la cebada y el triticale, así como sus derivados, que para ti pasan a mejor vida. Es entonces cuando amarás al maíz por encima de todas las cosas, la pasta de maíz, la harina de maíz, el almidón modificado de maíz y también el arroz y la fécula de patata. ¿Menuda enfermedad más chorra no? Puedes comer lo mismo de antes, pero hecho con distintos ingredientes.

A partir de aquí, empieza la odisea por los supermercados comprobando cada etiqueta minuciosamente, creo que no os podéis imaginar la de porquerías que llevan los alimentos. Porque vale, sabes qué es lo que tienes prohibido, prohibidísimo, pero luego están los alimentos que depende, depende de que conservantes lleve, depende del cacao y cómo los odio. Pero sin duda, los peores son los que te ponen que puede llevar gluten, es la versión de la ruleta rusa en los alimentos, es decir, me juego la flora intestinal un fifty fifty, a lo mejor sí, a lo mejor no, a lo mejor sí, a lo mejor no.

La gente tiene que alucinar con una tía que se pasa 5 minutos revisando las etiquetas de todo lo que van en su cesta de la compra, pero eso era al principio. Tanto la Asociación de Celíacos de Galicia (ACEGA) como FACE te facilitan mucho la vida. Cada año recibes un libro con miles de productos aptos para una dieta sin gluten, algo que evita detenerte en el supermercado a cada paso que das. Cada vez más, el libro cuenta con una amplia gama de productos sin gluten que permiten una dieta completa a la vez que variada.

¿Ignorancia o pérdidas económicas?

Normalmente, cuando le digo a alguien que soy celíaca la gente me dice que es una putada. Depende, en casa no me faltan las pizzas caseras de la abuela ni las tartas de mamá, cuando vas a cenar fuer sí que es cierto que se complica el asunto. ¿Ignorancia tal vez? No lo sé. Recuerdo que hace unos años ni yo misma sabía lo que era un celíaco. En una cena con los compañeros de la facultad, un chico apareció equipado con el típico tupperwere universitario con una ensalada de pasta, alguien que como yo no entendía por qué se traía la comida de casa se lo preguntó y dijo que era celíaco, todos parecían saber de qué iba el tema, yo, ni idea. Esa noche al llegar a casa lo busqué en la web, me informé un poco del tema y sí, pensé lo de “¡qué putada!” Mira tú por donde que al vecino le viene el suyo por el camino. Pero lo cierto es que hoy en día no se puede ignorar este tema que está a la orden del día.

Lo que me sigue llamando la atención, a la vez que me preocupa, es que en el panorama de hostelería y restauración no se tienen en cuenta como deberían las intolerancias alimenticias, si ya es difícil a veces para un celíaco ir a cenar, no quiero pensar otra intolerancia menos habitual. ¿Pérdidas económicas? No, creo que no, porque con lo que me clavan por cada plato especial que pido…

Y en cuanto al desconocimiento o conocimiento de la enfermedad, me encuentro de todo. Si queréis pasar un rato divertido invitadme a cenar, en serio, no tiene pérdida. Mis amigos lo pasan en grande cada vez que salimos por ahí, a veces por escasez de información:

-Mira perdona, ¿ la zorza tiene gluten?

– Espera que pregunto

(5 minutos después)

– No, no sabemos si tiene gluten o no, pero es para celíacos.

-Eeeeh, sí, es que el gluten es lo que no pueden tomar los celíacos.

-Aquí viene una niña celíaca que toma un poquito y no le pasa nada.

-Vale, gracias.

Obviamente ni la pruebo. Y otras por exceso de información que te hacen sentir como un homicida: “Pero a ver, ¿cómo de celíaca eres?”, pues no sé si soy de primer, segundo, tercer o cuarto grado. Llamamiento al sector hostelero para que se pongan las pilas en intolerancias y alergias alimenticias a la de ya. ¿Y qué decir sobre los altos precios de los productos sin gluten o la falta de subvenciones para la cesta de la compra? Mejor no entrar en este debate porque si no nos dan las uvas, otra vez.

Mmm, creo que estoy hecha toda un experta y me podría pasar caracteres y caracteres contando una anécdota tras otra, pero ya si eso, quedamos un día para cenar.

Memories of Dublin

Aquí vos deixo varias estampas dunha cidade moi especial para min. Cada unha destas imaxes retrata as costumes irlandesas, a súa xente, as súas rúas… Recunchos de Dublín que vos trasladarán ao ritmo de vida da capital irlandesa.

Que sería das súas rúas sen a presenza dun dos símbolos nacionais: a arpa.

Os murais que adornan algunhas casas gregorianas, máis recorrentes en Belfast, froito da expresión obreira.

Os espectáculos de cantautores ou grupos musicais amenizan cada día a rúa principal de Grafton Street.

Aproveitar cada raio de sol para pasear ou tumbarse no céspede dun dos xardíns principais, o de St. Stephen´s Green.


A lanterna por excelencia que alumea as noites da cidade ou o punto de referencia para orientarse polo día.

Un simpático personaxe invita a desfrutar dun xeado sen importar que as nubes ameacen treboada.

 Diferentes cores decoran as portas, dotando de personalidade a cada fogar.

O temple bar, imprescindible visita ao intercambio cultural da zona.

Descansar no medio dunha das tradicionais pontes da cidade para observar o atardecer.

E brindar con cervexa negra por volver algún día a unha cidade que non deixa indiferente a ningún dos que a visita.

Más de 400 solicitudes y solo 40 plazas para el Europracticum Leonardo Da Vinci

LOS TITULADOS COMPOSTELANOS BUSCAN UNA SALIDA LABORAL ECHANDO MANO DE PROGRAMAS DE PRÁCTICAS PROFESIONALES EN EL EXTRANJERO

La situación actual en el mercado laboral no es nada alentadora. Pero la peor parte se la llevan esos miles de jóvenes que terminan sus respectivas carreras y se encuentran en pañales. Las facultades se han convertido en fábricas de parados que ya no saben a qué becas o a qué subvenciones recurrir para sobrevivir en esta situación de desempleo y precariedad que estamos viviendo.

Durante esta semana, en la Universidad de Santiago de Compostela se han desarrollado las pruebas para optar al programa Leonardo Da Vinci o Europracticum, un programa de prácticas profesionales remuneradas en empresas e instituciones de la Unión Europea. Con una aportación económica para gastos, alojamiento y manutención, y una estancia de 24 semanas en el país de destino, no es de extrañar que haya más de 400 solicitudes para una iniciativa que solo contempla 44 plazas. Y el principal motivo de esta masificación es obvio: el desempleo.

Aquí podéis continuar leyendo el reportaje publicado en Santiagosiete