Redondela e Senegal man a man

Carolina Sertal | Redondela

Alfa es un senegalés que vive en Dindefellou y colabora con la ONG cuando estamos allí, trabajando de sol a sol con nosotros. Tras haber atendido el equipo un parto, nos reunió para agradecer el trabajo que estábamos haciendo, que el pueblo estaba agradecido, que disminuyó la desnutrición y las muertes por la misma. Esto lo dijo a la vez que lloraba. El llorar no es algo que allí se vea todos los días. Me alegro que esas lágrimas fuesen de alegría”.

Así rememora a enfermeira Lara Santiago África. Cada 6 meses, Galicia trasládase ao corazón de Senegal cun grupo de entre 25 e 30 galegos, que acude á chamada da terra nai levando víveres, medicamentos e kilos e kilos de solidaridade.

Foi en 2009 cando varios veciños de Redondela e arredores decidiron facer unha primeira toma de contacto coas autoridades do Ministerio de Saúde de Senegal para desenvolver na súa terra un proxecto sanitario. Co principal obxectivo de ofrecer asistencia médica e formar á poboación senegalesa, tanto no ámbito sanitario coma na educación básica, nacía a ONG redondelana Da Man.

Comezando por Kedogou, pasando por Bandafassi e Dindefelou, na actualidade Da Man desenvolve a súa labor en Touba Merina coa construción dunha granxa escola e un forno. O pasado setembro de 2011, a ONG viaxaba para comezar co levantamento das obras durante un período de 15 días, aproximadamente. A súa seguinte aventura realizábana o pasado mes de marzo para levar a cabo unha supervisión do proxecto.

Aterrizando

El primer impacto nada más bajar del avión: las condiciones climáticas. Nuestro cuerpo no está acostumbrado a unos niveles de temperatura y humedad tan elevados, por lo tanto, la mente debe relajarse y respirar para hacerse a este nuevo estado y así evitar estar flojos y débiles”. Estas eran as primeiras impresións da cooperante Jessica Casal, unha cooperante, digamos novata, xa que era a primeira vez que viaxaba co proxecto. Outro dos aspectos que máis lle chamou a atención na súa primeira toma de contacto cun novo continente foi a paisaxe, a comida, a cultura e as persoas:  ”La primera noche que pasamos en Dakar fue diferente, con los rezos de madrugada por megafonía a todo volumen, los niños y niñas posando en nuestra furgoneta para que los fotografiáramos y la primera canción que nos dedicaron antes emprender nuestro camino hacia Touba“.

Candela é administrativa, lembra que cando chegou sentíu unha profunda desazón ao atoparse cos barrios marxinais da periferia de Dakar, así coma a cantidade de vendedores a pé das estradas. Á súa chegada ao campamento de Boule atopouse cunha cultura ben diferente. ”Los mayores con sus vestimentas, las mujeres con sus turbantes haciendo juego siempre con su vestido lleno de colorido y siempre cargadas con sus bebés a la espalda. Los niños, niños que a pesar de faltarle muchas cosas,  tienen una mirada alegre, y sonríen mucho, con la nariz siempre llena de mocos, pero son preciosos”, explica a cooperante.

Galiñas, pan e clase

Os principais obxectivos materiais que se enmarcan neste proxecto son o da construción do centro multidisciplinar, unha granxa e un forno. Posto que se trata dun proxecto de cooperación, unha vez rematados serán os habitantes de Touba Merina os que se responsabilizarán da boa marcha da iniciativa.

A presidenta de Da Man e pediatra no centro vigués de Rosalía de Castro Pilar Martínez analiza polo miúdo o por que de cada unha das actuacións: “Con la construcción de la granja les aportamos la oportunidad de criar su propio alimento. Podrán tener pollos y gallinas, algo vital para su salud, ya que siempre detectamos un déficit de proteínas porque solo comen cereales. Gracias al horno podrán cocer pan, nuestra idea es formar una cooperativa de mujeres que se encarguen de su elaboración y venta, de esta forma poco a poco traerán dinero para sus familias. Y por último, con la construcción de la escuela, los niños en edad escolar y lo que ya no lo estén, podrán acudir a clase para adquirir unos conocimientos básicos”.

E antes de que os máis pequenos acudan ás súas leccións, serán as nais as encargadas de preparar un bo almorzo para que collan con ganas o ir á escola. Outra das tarefas da que as mulleres toman o mando é a limpeza e o mantemento do colexio.

El principal objetivo es levantar entre todos un centro multidisciplinar y dotar a la población de Touba Merina de una educación básica”, apunta Pilar. E é que aparte das enfermidades que padecen na rexión, Dan Man atopouse con outro problema grave, o analfabetismo. “Tras realizar un estudio comprobamos que el índice de analfabetismo era de un 100%. Es por esto que el Ministerio se ha ofrecido a colaborar con nuestro proyecto y enviará a un profesor para que niños y adultos puedan recibir una educación básica, de esta forma estamos llevando a cabo un proyecto que parte de la cooperación entre Galicia y Senegal”, explica Martínez.

A enfermeira Beatriz Rodríguez considera que “todo el mundo debería tener derecho a algo tan básico como puede ser la sanidad o la educación. No se trata de cambiar la cultura de un país ni olvidarnos de sus orígenes. Se trata de que juntos intentemos conseguir una mejora en la calidad de vida. Eso es lo bonito de la cooperación, caminar de la mano”.

 Atención sanitaria e colaboración

A presidenta da ONG xustifica a necesidade de levar a cabo estas actuacións, xa que asegura que é precisa unha atención sanitaria máis directa para diagnosticar e dar tratamento preventivo á poboación, “sobre todo en un lugar en el que escasea la formación en este ámbito, por no decir nula. Con nuestro proyecto pretendemos acercar la sanidad e higiene, así como impartir unos conocimientos básicos, de forma que sean los propios senegaleses los que puedan realizar un seguimiento de las enfermedades, controlar los embarazos”.

Por outra parte, Lara Santiago explica que “cada día trabajamos pasando consulta de pediatría de adultos, de enfermería y control a la embarazada, toda la mañana y toda la tarde hasta que tenemos que ponernos las lilnternas para terminar. Las miles de personas que consultamos y tratamos durante los viajes, casi en la totalidad no tienen los recursos, ni para desplazarse ni para ser vistos por profesionales“. Para Candela, no tocante a atención sanitaria “hay mucho que hacer, sería muy interesante desarrollar una educación sanitaria participativa, enseñando lo básico, como por ejemplo, limpieza, alimentación sana… Creo que se debe continuar trabajando sobre el terreno y entre todos conseguir las metas“.

Touba Merina, integrada polos poboados de Buli, Koba, Lotha, Mbarei e Mdiara, e con 1.300 habitantes tan só conta cun enfermeiro auxiliar e un par de matronas, é por iso que Da Man prioriza, ademais do tratamento médico, a formación sanitaria, pero tampouco deixa de lado a educación básica.

La satisfacción de sacar adelante un trabajo muy duro con un equipo de gente maravillosa, que te ayudan a tirar en los momentos más duros. La sonrisa y el agradecimiento de un pueblo. Ese es el mejor regalo“, di Beatriz. Jessica quédase coa sensación liberdade que África lle otorgou, a felicidade, o sinxelo do país ou a inmensa lúa que lles aportaba unha sensación de seguridade, “la falta de sueño que no existía, las caminatas por los largos senderos iluminados por linternas a media pila por si aparecía algún bicho. El arroz como alimento diario. Los paseos en burro a media tarde al venir de trabajar cuando caía la noche y la leve brisa acariciándonos el rostro sudoroso. Creo que nunca sentí la libertad de tal modo, o tal vez, África, te da esa oportunidad que en esta sociedad moderna es tan difícil de hallar. Los bailes con los niños y niñas de los poblados con sus tambores de pota metálica, sus cantos y su confianza ciega en ti”.

Candela non pode evitar unha sonrisa cando conta que “al presentarme a un grupo de muchachos le dije que me llamaba Candela, pero como el nombre era un poco largo, para acortarlo  le dije que me llamaran Cande, mejor, pues ahora todos me llaman ‘Candemejor’. La verdad es que son mundiales”. E Lina Fernández e Christel Rodríguezalaban “el trabajo en equipo, la complicidad y entendimiento para acabar cada duro día de cooperación con la satisfacción de un trabajo bien hecho”.

Dende Redondela, Da Man continúa co seu labor de supervisión e coa recadación de fondos para seguir desenvolvendo o proxecto. Mediante a organización de festas benéficas, comidas ou mercadillos buscan xente que aporte o seu gran de area embarcándose nesta aventura de cooperación.

Elas son Pilar, Lara, Beatriz, Jessica, Lina, Candela, Christel, personal sanitario e non sanitario, entre moitos outros, pero tamén están Yoro, o xefe de poboado e o gran aliado de Da Man en Senegal; Ali, dono do campamento onde durmían os cooperantes; Sokona, senegalesa que sabe ler e escribir e que non dubida á hora de colaborar pasando consulta ou Demba, un dos grandes apoios no centro de saúde de Touba. Persoas que comparten un mesmo obxectivo: camiñar da man por Senegal.