Recetas de periodismo antideportivo

-Eu: A televisión ten a culpa dos circos mediáticos que se soen formar en torno ao mundo deportivo?

Terio Carrera: Non, porque a televisión sinxelamente se limita a reflectir o que pide a sociedade e se non fora así, a propia sociedade sería quen rexeitaría á televisión. Eu que formo parte da televisión pública onde se concibe o deporte dunha maneira distinta a como se concibe nunha cadea privada, onde se esixe un rendemento empresarial. Respecto todas as fórmulas, maneiras e vías, non comparto moitas delas, pero si hai televisións que fomentan o espectáculo por riba da actividade deportiva, e se tiveran rexeitamento da sociedade seguramente farían algo diferente. Pero non o fan porque iso vende. Pasa co deporte e con outros tipos de programas que hai en televisión habitualmente.

O xornalista debe posicionarse ou manter a obxectividade?

– Creo que debemos estar á marxe totalmente. Debemos razonar con argumentos, pero se a túa opinión vai durante 3 meses na mesma liña quedas en evidencia, non é normal. As defensas que se fan ultimamente son de nenos pequenos para escapar e que non lle boten a bronca. Isto é basicamente o que o xornalismo deportivo debe replantexarse, cara onde imos e que é o que hai que facer. Hai moitos xornalistas que fan o estudo de mercado e se é o caso que ten predilección polo Real Madrid, fai o análise, e ve o negocio dicíndolle aos aficionados o que quere escoitar, que cando gaña é o mellor equipo do mundo e cando perde pois a culpa é doutro. Por este camiño imos francamente mal, non debemos posicionarnos, sinxelamente debemos facer un traballo contedor, profesional e punto. Unhas veces lle gustará á xente o que dis e outras veces non, pero ese é o noso traballo e non hai máis.

Este es un pequeño fragmento de una charla/entrevista que mantuve un día con el periodista deportivo de la TVG Terio Carrera. Adicta a mis colores y con el bolígrafo destintado, querido lector, por una vez voy a ser una más hablando del deporte de siempre.

En su día revolucionaron el formato televisivo. No seré yo la que diga lo contrario ni la que les quite el mérito. Se postularon como los reyes de la parrilla informativa en su franja horaria y las demás cadenas se adaptaron e imitaron el modelo. A día de hoy, Deportes Cuatro le hace un flaco favor al periodismo deportivo. Perdón, las teclas me han traicionado, quería decir periodismo futbolístico.

 Soy aficionada de uno de los equipos “pequeños”, pero creo que si a una persona le gusta un deporte, querrá saber todos los resultados, conocer mejor a los rivales,… El monotema Barça-Madrid, Madrid-Barça, aburre, aburre mucho. Que eso es lo que vende lo acepto, pero no soporto ni respeto las chorradas de reportajes en las que establecen intentos de metáforas entre la manera de conducir un autobús con lograr la fórmula secreta que haga caer en la tabla al Barcelona, por citar uno de los estúpidos ejemplos.

El fin de semana pasado, como en cada jornada, los bustos parlantes de esta cadena sacaron partido a sus minutos charlando, con una pachorra desesperante a ratos, sobre los equipos de estrellitas.  Ambos disputaban sus respectivos partidos el domingo, no el sábado, pero para hablar de ellos se necesitan semanas enteras. En un último aliento, apuraban la cuenta atrás en antena y de carrerilla mencionaron la alineación de alguno de los que sí jugaban ese día.

Negocio vs. Información y el negocio de la información. Son conceptos distintos en los que no voy a entrar, a estas alturas de la comedia todos sabemos cómo se articulan en las pantallas. Pero rigiéndose por la máxima del todo vale,  todo por la audiencia, llegaron a rebasar los límites.

La gota que colmó el vaso fue el día en el que este bufón, porque no merece otro calificativo, decidió humillar públicamente a una persona. Señores, si esto es periodismo deportivo, yo me bajo. Tener que tragar el circo mediático que confeccionan día sí, día también, en torno a los grandes ya es suficiente, como para engordar los datos de audiencia contemplando semejante espectáculo tan burdo y lamentable.

Clases de geografía

Mis colores son celestes, pero al margen de la camiseta que visto, no me imagino el berrinche y las pataletas de los madrileños si alguna cadena llega a situar la capital española en Barcelona, y viceversa. Pues eso es lo que ha pasado en Galicia. Ya no es la primera vez que los señores “periodistas” de Marca TV sitúan Vigo en Coruña. ¡Vaya! No era consciente de que “a terriña” fuera tan desconocida al cruzar Os Ancares. ¿O quizás la ignorancia abunda entre los que se supone son profesionales en la rama deportiva?

Esta vez, no contentos con demostrar su ignorancia en materia de geografía, han ido un poco más lejos, y ahora decoran la información sobre el R.C. Celta de Vigo con el escudo de su eterno rival, el R.C. Deportivo de La Coruña.

Un caso similar lo encontramos en La 1 de TVE. El pasado fin de semana, en el VTR de unas declaraciones de un jugador del Dépor, las personas que editaron esa pieza decidieron rebautizar a Manuel Pablo con el nombre de Roberto Lago, además de hacer que en un printer “sin importancia” fichara de forma exprés por el Celta.

Es cierto que todos somos humanos y nos equivocamos, pero que pase lo mismo con los de siempre no es casualidad. Los que llevamos por bandera a los equipos humildes tenemos que conformarnos con verlos cuando juegan contra los grandes, que hablen de ellos si le dan una patada a Messi o le abren la ceja a CR, pobrecito, nunca una cámara había captado tantos planos de una brecha.

Por otra parte, no es justo criticar solo a los medios. No hay que olvidar que los corderitos son los que lloriquean por su dosis de morbo diaria. Si esta es la información que se difunde es porque la sociedad lo demanda, si solo se habla de fútbol, y no de otros deportes, es porque mueve masas. Para reivindicar sus derechos no hay quien los levante del sofá, pero para celebrar un ascenso, un título de Liga, un Mundial, para eso no hace falta ni llamar al timbre. Lo triste en esta sociedad es que para la salvación de un equipo en peligro de desaparición sus seguidores son capaces de empeñar hasta una pierna. No puedo evitar plantearme que si el vecino de al lado estuviese a punto de perderlo todo…  ¿Se movilizaría el pueblo?, ¿el barrio?, ¿el inmueble?, ¿ni la de enfrente?¿Aportaría usted 10 euros?…

Anuncios

Empatía, ese concepto extraterrestre

Practicamente todos os telexornais das diferentes cadeas de televisión, soen ter unha mesma estrutura. Comezando pola información política, a non ser que teña lugar un feito excepcional, a poder ser catastrófico, deste xeito poderemos abrir o informativo por todo o alto. Tras facer un repaso polas noticias máis polémicas, pasamos aos sucesos e ás vítimas que, ao fin e ao cabo, iso é o que vende. Malos tratos, desaparicións, roubos e unha longa lista de desgrazas que nutren o día a día televisivo. Pero hai algo que está por riba de todas elas e é o único que non ten remedio, a morte.

Ela pasa a ser, en moitas ocasións, a invitada de honra nos platós, é o espectáculo televisivo por excelencia“.

Hai uns meses publicaba “A mercantilización dos sentimentos”, un pequeno ensaio ou longo artigo sobre o sensacionalismo na televisión. De novo véxome obrigada a rescatalo a raíz do acontecido na celebración de Halloween o pasado 31 de outubro no Madrid Arena. Tres rapazas morrían aplastadas nunha avalancha humana que se produxo no recinto froito do pánico producido por unha bengala que se lanzou no interior do pavillón.

Noraboa, as aves carroñeiras estaban de sorte. Ninguén pode dicir que un suceso non é noticia, está claro que de feitos coma este hai que informar, pero hai formas e formas de facelo sen ter que caer no morbo ou no sensacionalismo. Nada máis espertar a radio xa estaba poñendo aos oíntes ao tanto do transcorrido, o curioso era que a locutora en cuestión falaba, efectivamente, dunha traxedia, pero tamén facía referencia a que “hoy nos ha sucedido un hecho extraordinario, algo que no suele suceder a menudo y que forma parte de lo hermoso de nuestro oficio, y es que los oyentes nos llamen para contarnos la noticia”. Falaba dun rapaz co que contactaron para que lles narrara a súa experiencia no recinto. ¿Pero como se pode frivolizar así un tema destas características? Falar dunha traxedia e inmediatamente falar do fermoso que é que chamen as fontes…

Non foron poucos os xornais que nas súas edicións dixitais ofreceron nos días posteriores imaxes das rapazas falecidas e descricións detalladas das vidas que levaban, así coma do seus caracteres. ¿En serio poden crerse co dereito de publicar se unha persoa era tal ou cual? ¿Teñen o dereito de apropiarse de imaxes sacadas das redes sociais? Si, téñeno, pois é unha cuestión que debería revisarse.

Poñerlle cara á morte. Creo que temos un serio problema, e xa non falo dende o punto de vista do xornalismo, que cada día apesta un máis e máis neste senso, senón da sociedade en xeral. Se hoxe en día o único que vende son as mortes, os accidentes, as traxedias, as catástrofes, temos un problema grave de sadismo.

E sinceramente, nin ganas teño de tocar como se tratou o tema na televisión porque podería vomitar pestes en parágrafos e parágrafos. Isto é unha pequena reflexión persoal. Gustaríame saber se se as rapazas foran as fillas, as irmás, as curmás, as amigas, dun presentador, dun xornalista do medio, dun locutor, do director do medio, dos grandes xefazos… Entón, ¿dariáselle o mesmo tratamento? ¿Publicaríase dita información?

Creo que para ejercer el periodismo, ante todo hay que ser buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus tragedias. Y convertirse, inmediatamente, desde el primer momento, en parte de su destino. Es una cualidad que en psicología se denomina EMPATÍA“.

Neste mundo semella que son poucos os que o coñecen. Atrévome, por descontado, a mencionar a un dos grandes cando falaba sobre o xeito de exercer esta profesión. Pero outro feito que nesta sociedade é máis que obvio é que hoxe en día a información é un dos grandes negocios deste mundo, e pouco importa xa transmitir os feitos con profesionalidade.