Cíes, paraíso maltratado

Recén chegada de pasar catro días estupendos nas illas Cíes, volvo relaxada á vez que indignada. Cando un turista decide viaxar ata esta bonita paraxe da ría de Vigo leva en man unha pequena bolsa de plástico, así como un folleto explicativo sobre o que atopará neste Parque Nacional. E vou ao gran, no epígrafe ‘Consellos e seguridade’ atopamos o seguinte:

  • Leve unha bolsa para os seus residuos, que deberá depositar fóra do parque, pois nas illas non hai pequenos colectores.
  • Circule só polo camiños destinados ao seu uso público.
  • Non se achegue demasiado aos acantilados, é perigoso.
  • Atenda ás indicacións de guías, vixilantes e gardas.

Coido que as normas son bastante claras. Ben, semella que non o son tanto para determinadas persoas que coincidiron estes catro días comigo nas illas. 

Se ben esperaba atopar un remanso de paz, en canto pisei o peirao as miñas expectativas caeron en picado: illas masificadas. Seica a Xunta vai investigar (futuro) ás navieras para controlar que non excedan o número de persoas establecido. Unha vez máis, o vello conto de cada verán. O penúltimo día da miña estancia no balcón do Atlántico daba gusto ver as colas kilométricas que ateigaban o embarcadoiro e os barcos a tope, nin que foran facer as Américas. 550 persoas nun, botemos contas de todas as viaxes que fan ao día e a ver se estamos por debaixo, ao límite ou un pelín por riba.

Praia de Rodas

Praia de Rodas

Seguimos de escapada. Sorte que eran as 9.15 da mañá e había un carro no peirao esperando por medio centenar de campistas. Aquí a experiencia vale ouro. Collémolo nós. Os outros carros dispoñibles están mellor aparcados no camping, pois aqueles aos que lles fixo o servizo de levar a tenda, as neveiras e mochilas, non pensan que o ideal é levalo de volta e deixalo no lugar no que o atoparon, pois outros campistas veñen tan cargados como eles. Eu enténdoos, son 15 minutos volvendo sobre os seus pasos co carro baleiro.

Nada máis chegar ao espazo habilitado para a acampada, aqueles que saiban ler fixaranse nos carteis que indican que as bolsas do lixo deberán, ou ben manterse no interior das tendas ou ben depositalas nos colectores, en definitiva, o que faría calquera persoa cun mínimo de senso común. Mais non sei se por falta de civismo ou quizais analfabetismo, non son poucos os que deixan as bolsas plásticas atadas na porta da tenda, ás árbores ou aos tendais improvisados. E ben cheas, iso si, cotizado manxar para as gaivotas do lugar, a merda remata espallada entre as tendas dos demais.

E ai… ai as gaivotas! Eses animaliños dos que non son nada devota, mais son quen de comprender que están no seu fogar. Son sucias, ladroas, e barulleiras as que máis, pero en todos estes anos nunca tivemos ningún incidente con elas. Basicamente, porque…

a) deixámolas en paz  b) non lles botamos comida c) non as ameazamos

Normal que lle rouben a comida a aquel que lla pon diante do nariz, que parvas non son. Normal que vaian por ti cando lles tiras a dar un cubiño de xeo ou se te achegas demasiado aos seus poliños, e tamén normal que entren na tenda cando deixas a comida ben á vista e a porta entreaberta convidándoas a pasar, así, sen máis.

20150614_172130

Illa de Monteagudo

Podería seguir enumerando a cantidade de barbaridades e irresponsabilidades que vimos alí este ano e o texto non tería fin. Dende un neno facendo caca na praia da Nosa Señora e a nai tapándoa coa area, ata un tampón nunha ducha, cisternas ateigadas (e non por falta de limpeza, senón por guarrería da xente), sendeiros abertos saíndose do roteiro establecido, un pai co seu fillo baixando do espigón polas rochas na zona de mar aberto para coller caranguexos, etc… en definitiva, o noso paraíso maltratado.

Se os visitantes que van as Cíes non levan educación da casa, haberá que darlla. Se non saben ler, alguén terá que mantelos informados das normas do Parque. E se non fan caso, chegados a este punto, considero que algún debería plantexarse a opción de incrementar a vixilancia e mesmo impoñer certas sancións, por exemplo ‘dinerito’, que iso é o que doe, a esta xente que non valora un dos grandes tesouros da ría. Coidemos o noso e ensinemos a respectalo, porque se non somos nós, é máis que evidente que non, non serán os de fóra os que o fagan. E polo que vexo, non son a única que pensa así.

Anuncios

Hai que ser imbécil

Imagen

Camiño distraída por unhas beirarrúas anchas e infinitas. Á marxe esquerda o río cruza a vila paseniño. Á marxe dereita está a esmorga dos bares, un local de peiteados para señoras, un par de edificios dos 70 e o rapaz que pide esmola cada día de feira. Nesta rúa existen moreas de historias, nas pedras do chan e en cada farol que alumea un recuncho da parede , pero eu xa non as distingo entre os peóns. Estou vendo o móbil.

Ás veces poño como escusa que quero fuxir das babosadas, outras digo que teño medo pola rúa, incluso invento que o aparatiño está soando insistentemente e teño que contestar, en realidade non é certo. Cando levanto a vista doume conta de que inconscientemente estou buscando algunha foto chula que sexa digna de compartir en Instagram, algún acontecemento chamativo para petalo en Twitter, iso tamén me vale. Gardo un momento o teléfono no peto esquerdo do chaquetón, non aparto a man del, supoño que necesito sentilo preto, que está aí. De nada sirve este intento por ser persoa, xa estou comprobando o WhatsApp, cotilleando o Facebook, revisando Instagram e espreitando Twitter. E esquivo unha farola. E volvo ao móbil.

Agora estou nunha cafetería. Espero a que cheguen unhas amigas chateando con outras. Por fin están aquí, hai tempo que non estamos xuntas, un sorriso, levántome, dous bicos e pousan o bolso ao seu carón. Preguntámonos que tal e a conversa xa é interrumpida pola vibración intermitente do puto teléfono, pero claro, hai que contestar. E eu non quero poñerme a revisar as redes sociais agora, porque estou con dúas persoas aí, na terceira mesa, e non quero ser maleducada, hai tempo que non as vexo e quero que me miren aos ollos cando falan e non a unha pantalla. Pero xa estou farta de dividir as patacas fritas entre tres, de curiosear entre cada un dos clientes do local e de mirar para o aire, así que xa estou abrindo o bolso e tecleando.

E o mozo está na casa ceando coa sogra, pero estou aburrida, cansada de traballar e prefiro descentrarme un ratiño. Así que aí levan media hora falando de… non o sei porque non estaba escoitando. Agora quero entrar na conversa e fago referencia a un tema que quería comentar, mais moléstame que me rexeiten dicindo que xa falaron diso hai bastante. Volvo ao móbil indignada.

ImagenDende hai tempo estou intentando deixalo porque son consciente de todo o que me estou perdendo aí fóra. Conseguín facer menos publicacións en Facebook, subir menos fotos e comentar menos nos grupos. Non supero abrir Twitter nada máis espertar nin deixar de acostarme con el. Non vivo sen WhatsApp. Pero é que a sociedade tampouco axuda, eu non quero ser escrava do maldito móbil, pero que facer cando toda a cafetería o ten entre as mans? Que facer cando xa non cruzas miradas na rúa porque todos prefiren agochar os seus ollos no teléfono? Como non manterse conectada as 24 horas do día?

De toda esta situación, tan só hai algo que me molesta máis que os quérotes virtuais que algúns soltan á lixeira e que xa non  din despegando amodo os beizos. O maior efecto nocivo que comezo a notar son as faltas de ortografía. E non é por restarlle importancia, pero non falo de esquecer un til. As webs da RAE e da RAG son as miñas mellores aliadas nos últimos tempos, no traballo sempre abertas, na busca de Google as favoritas, incluso agora. Consultas que xamais pensaría ter feito, preguntas ortográficas ás que antes respostaría en menos dun segundo e de xeito correcto, dúbidas que suporía que aparecerían coa idade e non aos 24.

Á única conclusión á que chego despois de reflexionar sobre todo isto, despois de ler un par de veces os parágrafos (confeso que para revisar polo miúdo a ortografía), é que hai que ser imbécil.

La injusticia de las listas blancas

A1-1813754826--647x231

Cristina Pichel/ SANTIAGO Es la primera vez que escribo de ello más allá de las hojas del periódico. De noche, cuando el último haz de luz deja de brillar, todavía escucho esos llantos. Desgarradores. Y pienso en esa sensación que una tiene cuando sueña, es consciente, y se dice: “Tranquila, un sueño solo puede durar lo que tarda el despertador en sonar”. Pero esa noche no sonó.

Había sido un día sosegado el de ese miércoles y la verdad, no preveía grandes complicaciones en el cierre. Maldita sea, ahora recuerdo que lo dije: “Te puedes marchar, ¿qué va a pasar?”. Y pasó. Recuerdo cómo me empezaron a temblar las piernas en la silla al ver ese teletipo fugaz, lleno de vaguedades. Lo leí unas tres veces hasta que inicié la carrera hacia el despacho de mi jefe y allí, con la puerta abierta, empecé a escuchar el horror. El sonido de cientos de sirenas había colapsado el aire compostelano.

Lo demás, se lo pueden imaginar. Contesté más llamadas de países latinoamericanos que de familiares preocupados y tiré a la basura la apertura de la sección; ya no tenía sentido. Hice -hicimos- otras muchas cosas en esas horas antes de apagar el ordenador, pero todas ellas carecen de importancia ya, porque la jornada esta vez no se acabó al cerrar la puerta. Fue entonces donde todos perdimos la noción del tiempo.

Creo que nunca vi tanta cola en el McDonals a esa hora indeterminada de la madrugada, ni tantas luces encendidas en ese edificio desconocido cuyo nombre se me atragantó en un principio y que hoy recuerdo como la tabla de multiplicar. O incluso mejor. Al Cersia acudieron todos los que dependían de una esperanza, de una injusta lista que llegaba a cada mucho de la otra punta de la ciudad. La lista blanca, la bauticé. Llegó una compañera y me dijo: “¿Qué se supone que tenemos que hacer aquí?”. Le conteste con la cara desencajada: “No sé”. Ella se apartó y empezó a sollozar. Para que después digan que los periodistas carecemos de sentimientos. Corrijo, algunos parece que sí.

Y como no sabía cómo actuar me limité a observar y a escuchar. En los bancos, en el frío cemento, caras de desolación, miradas perdidas y desmayos tras un grito desgarrador. No solo eran llantos, eran chillidos tan enérgicos como los de un bebé cuando se le quita el chupete. Entre medias, la otra cara: “Oye, seguimos aquí, pero no podemos perder la esperanza, ¿vale?”. Ahí me di cuenta de la verdadera fuerza del ser humano, que se agarra a cualquier hilo, por muy fino y débil que sea. Me pareció a la vez tan encomiable como injusto que rompí a llorar. Yo sabía, todos lo sabíamos, que las listas blancas se estaban acabando, que la esperanza cada vez latía con menos fuerza y que tanto familiares, amigos como allegados se tenían que enfrentar a lo peor que hay en esta vida: Despedirse de un ser querido con un “hasta luego” y encontrarte un “hasta siempre”.

Qué injusto fue aquel 24 de julio. Qué injustas las listas blancas.

Anécdotas de una biblioteca veinteañera

Leyendo un artículo de Ivan Thays sobre la felicidad que proporciona la recomendación de libros, encontré varias reflexiones interesantes con las que coincido, por ejemplo, cuando afirma que la doble fila es lamentable o que todas y cada una de nuestras bibliotecas personales están llenas de anécdotas. Y me quedé pensando en las curiosidades ocultas de la mía.

IMG_20130116_145539

 De comida había cocido, como casi todos los domingos. Todavía me acuerdo de la cara que pusieron cuando empecé a gritar como una loca preguntando por un libro que había en el comedor. Aunque no lo he leído, es uno de los grandes tesoros que guardo. ‘A sangre fría‘ lo descubrí en una biblioteca, el ejemplar de la imagen lo encontré años más tarde en casa de la abuela. Dicen que no recuerdan ni quién lo encargó, ni por qué lo pidieron, ni si lo leyeron o lo tenían de adorno, así que me ocupé de rescatarlo y cuidarlo como se merece. De aquel comedor también adopté ‘Os vellos non deben namorarse‘, de Castelao.

Herencia materna, ‘El Lazarillo de Tormes‘ y ‘Follas novas‘ también tienen su historia. Estaban escondidos en el mueble de la entrada. A la derecha se guardaban los libros de los mayores y a la izquierda los de la colección El barco de vapor y tres de Elvira Lindo, pero encontré ‘El Lazarillo‘ y pregunté de qué iba. Sentada en la entrada, desde la cocina me explicaron que trataba de un niño que se quedaba solo en el mundo y le hacía jugarretas a un señor ciego que cuidaba, a un cura, a un caballero… “Lo voy a leer”. Me dijeron que no iba a entender nada, así que lo solté. Ya con 14, me lo pidieron en Lengua, y aquella espinita clavada desapareció. Pero esa espinita nada tenía que ver con “aquel cravo de ouro, de ferro ou de amor” que la poeta gallega tenía en el corazónAtrapé los poemas de Rosalía de Castro y ahora sus páginas rozan las de ‘Romeo y Julieta‘, también ‘Hamlet‘.

Lolita‘ esconde celosamente entre sus páginas un trébol irlandés. ‘Todo é silencio‘ huele a las calles de Dublín, al igual que el ‘Ulysses’ de Joyce, comprado en Kilkenny por 4 euros.  ‘Las venas abiertas de América Latina‘ deja a su paso un rastro de arena marroquí. Y unos cuantos me recuerdan las mañanas, tardes y noches compostelanas. ‘Berenice’ y una antología de literatura femenina me encontraron de paseo en Allariz. Hay alguno de ocasión: ‘El viejo y el mar‘, ‘La biblioteca de los muertos‘ o ‘Poeta en Nueva York‘. Es inevitable preguntarse si su anterior dueño los maltrataba o inventar los motivos de su abandono. De alguno tengo pistas, por ejemplo, sé que ‘Balada de Caín‘ perteneció a Andrea en el 88.

Las personas también están en ellos y la mayoría son María o Manuel. Pero ‘La historiadora‘ sabe a Miguel, ‘El arpa de hierba‘ a Cristina, ‘Orgullo y prejuicio‘ a Dori. Adrián comparte ‘Cabeza de turco‘, ‘Retratos‘, ‘La conjura de los necios‘, ‘La hoguera de las vanidades‘ y casi todos los de Anagrama. Carolina acorta las distancias con ‘Crucero de verano‘. Pablo se ocupa de Tolkien, Rowling, Dan Brown y Manuel Loureiro. Natalia puso en mis manos ‘Las vírgenes suicidas‘ y Débora lo consintió. Sara es ‘La tregua‘ y Rodri es parte de las aventuras de ese tal Alatriste. ‘Travesuras de la niña mala‘ y ‘Los hijos de los días‘ no están.

Comprar libros es un delito

No sé en qué momento se convirtió en una pasión enfermiza. Sólo recuerdo que, desde hace tiempo, entre diciembre y enero llego a acumular cerca de 16 libros. Regalos de familiares, de amigos y de mí misma. La lista de libros navideña se ha convertido en una tradición, más incluso que tomar las uvas en Nochevieja. Pero lo cierto es que esta tradición dura todo el año.

Hay personas que protestan. Dicen que “es un regalo demasiado fácil“. Y yo IMG_20130116_144539protesto. Digo que “si es lo que quiero…“. Otras prefieren no arriesgarse, “no vaya a ser que lo tengas“. Y algunas tiran a dar y comentan que “acabarás como el Quijote“. También dicen que el piso podría arder, que la culpa sería mía “de tantos libros que metes en casa“. El caso es que, en el seno familiar, comprar libros se ha convertido en delito nacional.

Haciendo inventario contabilicé 317 libros en mi habitación (mientras escribo esto han aumentado a 320). La provisional ampliación de la estantería, colocando unas tablas entre el hueco de la misma y la pared, ha irritado al personal en casa. Desde el armario hasta la mesa estudio hay seis huecos, pero las partituras me dejan sin uno, así que mis posibilidades se reducen a cinco, cinco que estaban hasta arriba cuando empezaron las obras. La mesa estudio abarca todo el espacio de una pared a otra. En la parte izquierda, otra estantería de cuatro huecos se funde con la de seis. Yo tenía claro que por encima del mueble iba a seguir colocando unos cuantos más, unos 100 más o así, pero tenían miedo de que los libros saltaran al vacío una noche cualquiera y se estamparan contra la cama  o, en su defecto, contra mi cabeza. Total, alivié la zona central desterrando a algunos hacia ese espacio poco digno, pero ya vuelve a estar hasta los topes.

Puesto que las obras de ampliación no han surtido efecto, las otras habitaciones están ocupadas y en el salón los vinilos ocupan gran parte del mueble, las amenazas tipo “como vuelvas a comprar otro libro, te echo de casa” o “no me importa que traigas más, tú llena la habitación, llénala, que después te vas a ir a dormir al trastero” son lo habitual. Entre eso y que no soy capaz de ir a Vigo o a Santiago y volver sin un libro, me encuentro ante un verdadero problema. Poco importa que los haya rescatado de la cesta gratuita de las bibliotecas, porque esa excusa tampoco valdrá, así que tengo que comprarlos a escondidas. Hacer que otros paguen en metálico por mí. Inventarme que están de paso, que me los dejó no sé quién, y no me queda otra que ingeniármelas para que pasen desapercibidos entre los más viejos.

Recetas de periodismo antideportivo

-Eu: A televisión ten a culpa dos circos mediáticos que se soen formar en torno ao mundo deportivo?

Terio Carrera: Non, porque a televisión sinxelamente se limita a reflectir o que pide a sociedade e se non fora así, a propia sociedade sería quen rexeitaría á televisión. Eu que formo parte da televisión pública onde se concibe o deporte dunha maneira distinta a como se concibe nunha cadea privada, onde se esixe un rendemento empresarial. Respecto todas as fórmulas, maneiras e vías, non comparto moitas delas, pero si hai televisións que fomentan o espectáculo por riba da actividade deportiva, e se tiveran rexeitamento da sociedade seguramente farían algo diferente. Pero non o fan porque iso vende. Pasa co deporte e con outros tipos de programas que hai en televisión habitualmente.

O xornalista debe posicionarse ou manter a obxectividade?

– Creo que debemos estar á marxe totalmente. Debemos razonar con argumentos, pero se a túa opinión vai durante 3 meses na mesma liña quedas en evidencia, non é normal. As defensas que se fan ultimamente son de nenos pequenos para escapar e que non lle boten a bronca. Isto é basicamente o que o xornalismo deportivo debe replantexarse, cara onde imos e que é o que hai que facer. Hai moitos xornalistas que fan o estudo de mercado e se é o caso que ten predilección polo Real Madrid, fai o análise, e ve o negocio dicíndolle aos aficionados o que quere escoitar, que cando gaña é o mellor equipo do mundo e cando perde pois a culpa é doutro. Por este camiño imos francamente mal, non debemos posicionarnos, sinxelamente debemos facer un traballo contedor, profesional e punto. Unhas veces lle gustará á xente o que dis e outras veces non, pero ese é o noso traballo e non hai máis.

Este es un pequeño fragmento de una charla/entrevista que mantuve un día con el periodista deportivo de la TVG Terio Carrera. Adicta a mis colores y con el bolígrafo destintado, querido lector, por una vez voy a ser una más hablando del deporte de siempre.

En su día revolucionaron el formato televisivo. No seré yo la que diga lo contrario ni la que les quite el mérito. Se postularon como los reyes de la parrilla informativa en su franja horaria y las demás cadenas se adaptaron e imitaron el modelo. A día de hoy, Deportes Cuatro le hace un flaco favor al periodismo deportivo. Perdón, las teclas me han traicionado, quería decir periodismo futbolístico.

 Soy aficionada de uno de los equipos “pequeños”, pero creo que si a una persona le gusta un deporte, querrá saber todos los resultados, conocer mejor a los rivales,… El monotema Barça-Madrid, Madrid-Barça, aburre, aburre mucho. Que eso es lo que vende lo acepto, pero no soporto ni respeto las chorradas de reportajes en las que establecen intentos de metáforas entre la manera de conducir un autobús con lograr la fórmula secreta que haga caer en la tabla al Barcelona, por citar uno de los estúpidos ejemplos.

El fin de semana pasado, como en cada jornada, los bustos parlantes de esta cadena sacaron partido a sus minutos charlando, con una pachorra desesperante a ratos, sobre los equipos de estrellitas.  Ambos disputaban sus respectivos partidos el domingo, no el sábado, pero para hablar de ellos se necesitan semanas enteras. En un último aliento, apuraban la cuenta atrás en antena y de carrerilla mencionaron la alineación de alguno de los que sí jugaban ese día.

Negocio vs. Información y el negocio de la información. Son conceptos distintos en los que no voy a entrar, a estas alturas de la comedia todos sabemos cómo se articulan en las pantallas. Pero rigiéndose por la máxima del todo vale,  todo por la audiencia, llegaron a rebasar los límites.

La gota que colmó el vaso fue el día en el que este bufón, porque no merece otro calificativo, decidió humillar públicamente a una persona. Señores, si esto es periodismo deportivo, yo me bajo. Tener que tragar el circo mediático que confeccionan día sí, día también, en torno a los grandes ya es suficiente, como para engordar los datos de audiencia contemplando semejante espectáculo tan burdo y lamentable.

Clases de geografía

Mis colores son celestes, pero al margen de la camiseta que visto, no me imagino el berrinche y las pataletas de los madrileños si alguna cadena llega a situar la capital española en Barcelona, y viceversa. Pues eso es lo que ha pasado en Galicia. Ya no es la primera vez que los señores “periodistas” de Marca TV sitúan Vigo en Coruña. ¡Vaya! No era consciente de que “a terriña” fuera tan desconocida al cruzar Os Ancares. ¿O quizás la ignorancia abunda entre los que se supone son profesionales en la rama deportiva?

Esta vez, no contentos con demostrar su ignorancia en materia de geografía, han ido un poco más lejos, y ahora decoran la información sobre el R.C. Celta de Vigo con el escudo de su eterno rival, el R.C. Deportivo de La Coruña.

Un caso similar lo encontramos en La 1 de TVE. El pasado fin de semana, en el VTR de unas declaraciones de un jugador del Dépor, las personas que editaron esa pieza decidieron rebautizar a Manuel Pablo con el nombre de Roberto Lago, además de hacer que en un printer “sin importancia” fichara de forma exprés por el Celta.

Es cierto que todos somos humanos y nos equivocamos, pero que pase lo mismo con los de siempre no es casualidad. Los que llevamos por bandera a los equipos humildes tenemos que conformarnos con verlos cuando juegan contra los grandes, que hablen de ellos si le dan una patada a Messi o le abren la ceja a CR, pobrecito, nunca una cámara había captado tantos planos de una brecha.

Por otra parte, no es justo criticar solo a los medios. No hay que olvidar que los corderitos son los que lloriquean por su dosis de morbo diaria. Si esta es la información que se difunde es porque la sociedad lo demanda, si solo se habla de fútbol, y no de otros deportes, es porque mueve masas. Para reivindicar sus derechos no hay quien los levante del sofá, pero para celebrar un ascenso, un título de Liga, un Mundial, para eso no hace falta ni llamar al timbre. Lo triste en esta sociedad es que para la salvación de un equipo en peligro de desaparición sus seguidores son capaces de empeñar hasta una pierna. No puedo evitar plantearme que si el vecino de al lado estuviese a punto de perderlo todo…  ¿Se movilizaría el pueblo?, ¿el barrio?, ¿el inmueble?, ¿ni la de enfrente?¿Aportaría usted 10 euros?…

Empatía, ese concepto extraterrestre

Practicamente todos os telexornais das diferentes cadeas de televisión, soen ter unha mesma estrutura. Comezando pola información política, a non ser que teña lugar un feito excepcional, a poder ser catastrófico, deste xeito poderemos abrir o informativo por todo o alto. Tras facer un repaso polas noticias máis polémicas, pasamos aos sucesos e ás vítimas que, ao fin e ao cabo, iso é o que vende. Malos tratos, desaparicións, roubos e unha longa lista de desgrazas que nutren o día a día televisivo. Pero hai algo que está por riba de todas elas e é o único que non ten remedio, a morte.

Ela pasa a ser, en moitas ocasións, a invitada de honra nos platós, é o espectáculo televisivo por excelencia“.

Hai uns meses publicaba “A mercantilización dos sentimentos”, un pequeno ensaio ou longo artigo sobre o sensacionalismo na televisión. De novo véxome obrigada a rescatalo a raíz do acontecido na celebración de Halloween o pasado 31 de outubro no Madrid Arena. Tres rapazas morrían aplastadas nunha avalancha humana que se produxo no recinto froito do pánico producido por unha bengala que se lanzou no interior do pavillón.

Noraboa, as aves carroñeiras estaban de sorte. Ninguén pode dicir que un suceso non é noticia, está claro que de feitos coma este hai que informar, pero hai formas e formas de facelo sen ter que caer no morbo ou no sensacionalismo. Nada máis espertar a radio xa estaba poñendo aos oíntes ao tanto do transcorrido, o curioso era que a locutora en cuestión falaba, efectivamente, dunha traxedia, pero tamén facía referencia a que “hoy nos ha sucedido un hecho extraordinario, algo que no suele suceder a menudo y que forma parte de lo hermoso de nuestro oficio, y es que los oyentes nos llamen para contarnos la noticia”. Falaba dun rapaz co que contactaron para que lles narrara a súa experiencia no recinto. ¿Pero como se pode frivolizar así un tema destas características? Falar dunha traxedia e inmediatamente falar do fermoso que é que chamen as fontes…

Non foron poucos os xornais que nas súas edicións dixitais ofreceron nos días posteriores imaxes das rapazas falecidas e descricións detalladas das vidas que levaban, así coma do seus caracteres. ¿En serio poden crerse co dereito de publicar se unha persoa era tal ou cual? ¿Teñen o dereito de apropiarse de imaxes sacadas das redes sociais? Si, téñeno, pois é unha cuestión que debería revisarse.

Poñerlle cara á morte. Creo que temos un serio problema, e xa non falo dende o punto de vista do xornalismo, que cada día apesta un máis e máis neste senso, senón da sociedade en xeral. Se hoxe en día o único que vende son as mortes, os accidentes, as traxedias, as catástrofes, temos un problema grave de sadismo.

E sinceramente, nin ganas teño de tocar como se tratou o tema na televisión porque podería vomitar pestes en parágrafos e parágrafos. Isto é unha pequena reflexión persoal. Gustaríame saber se se as rapazas foran as fillas, as irmás, as curmás, as amigas, dun presentador, dun xornalista do medio, dun locutor, do director do medio, dos grandes xefazos… Entón, ¿dariáselle o mesmo tratamento? ¿Publicaríase dita información?

Creo que para ejercer el periodismo, ante todo hay que ser buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas. Si se es una buena persona se puede intentar comprender a los demás, sus tragedias. Y convertirse, inmediatamente, desde el primer momento, en parte de su destino. Es una cualidad que en psicología se denomina EMPATÍA“.

Neste mundo semella que son poucos os que o coñecen. Atrévome, por descontado, a mencionar a un dos grandes cando falaba sobre o xeito de exercer esta profesión. Pero outro feito que nesta sociedade é máis que obvio é que hoxe en día a información é un dos grandes negocios deste mundo, e pouco importa xa transmitir os feitos con profesionalidade.

Entre putas y políticos bailaba el periodista

#Soyperiodista #Periodigno #Sinperiodismonohaydemocracia

“Hay que ver, qué bonito es el onírico mundo de los sueños, el mejor trabajo siempre ha sido, y será, ser funcionario del Estado, pese a quien le pese”, me recriminaba un compañero cuando en primero de carrera, pobre ingenua, fardaba de profesión más bonita del mundo. En los tiempos que corren, no creo el periodismo sea la profesión más bonita del mundo, pero sí una de las más sangradas.

En los últimos cuatro años, fecha en la que se inició la crisis por la caída de la inversión publicitaria, unos 57 medios de comunicación han cerrado en España y no son pocos los que han adelgazado sus redacciones, según informó a mediados de 2012 la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE). Sin ir más lejos, la semana pasada, el cuadernillo de El País en Galicia veía reducidas sus ocho páginas diarias a dos tristes hojas, como consecuencia de un ERE realizado por la empresa que ha costado el puesto de trabajo a 149 profesionales, sin mencionar las reducciones de salarios.

Por otra parte, los despidos en la televisión pública, la recolocación de personal afín al nuevo Gobierno, cuyo rigor informativo deja mucho que desear, el regreso de los trajes de luces y la “cultura” taurina a las pantallas domésticas hacen que me pregunte cuánto tardarán en volver los anuncios de antaño, cuando se le vendía la fregona a nuestras madres y abuelas como la mejor amiga para la mujer. Un dato esperanzador es que la edición de la sobremesa en La 1 ha perdido en septiembre 243.000 espectadores con respecto a junio, menos tranquilizador es que esa audiencia se ha trasladado a Telecinco, premio a la cadena cotilla por excelencia.

Con esto, quiero decir que asistimos a una caza de brujas entre los plumillas y a una degradación paulatina de la profesión que la deja a la altura del betún ¿Las grandes lacras que nos persiguen? El paro, la precariedad laboral, la publicidad, los empresarios, los políticos de turno, la rutina, y probablemente se quedan en el tintero muchas más.

Dosis de bazofia

Inevitablemente la política se ha infiltrado en las maquetas de las redacciones, en los VTR y en los cortes de radio. No cabe duda de que es necesario informar sobre ella, puesto que las decisiones que toman los grandes mandatarios afectan de lleno a la sociedad, pero de ahí a politizar tu página día sí, día también, a darle voz a fulano, mengano y citrano, promoviendo así sus campañas en los medios, hay un paso. En la actualidad, estos personajes, más que políticos parecen tertulianos de los corralitos de la televisión. En vez de proponer alternativas no saben hacer otra cosa que recriminar a la oposición lo que ha hecho y lo que ha dejado de hacer.

La información es poder y precisamente el periodismo siempre ha sido tildado de “cuarto poder”, por algo será. En este sentido se define como “una plataforma de soporte informativa dirigida a guiar a las masas”. La responsabilidad de la figura del periodista es mucha, así que, si tenemos los medios para hacerlo, tenemos la última palabra y el punto final, ¿por qué no empezamos a cambiar el modo de informar? ¿Alguna vez os habéis preguntado qué pasaría si dejásemos de darle coba a “ellos”?

A menudo, olvidamos que la profesión parte de una vocación social. No creo que exista mayor satisfacción que la de contribuir con tus piezas informativas a difundir en la sociedad temas eclipsados. Personalmente, no tengo otros motivos para ejercer de periodista que los de dar voz a aquellos que yacen escondidos a la espera de que alguien se fije en sus inquietudes y actividades, de que alguien les proporcione la oportunidad de dar a conocer su realidad. Nos debemos a la sociedad, es por eso que se merece historias más interesantes que un continuo bombardeo de bazofia política.

Hipocresía descarnada

El 3 de mayo es el día en el que todas las facultades de periodismo celebran su patrón, es el día de la libertad de expresión. ¡Qué bonito es redactar y leer delante de los universitarios manifiestos en su defensa! En su demagogia barata te repiten hasta la saciedad que tienes que luchar por la profesión, que tú puedes cambiar la situación, buscan removerte la conciencia, cuando en realidad son ellos los que tienen la sartén por el mango y, no todos, pero acomodados en su rutina son los primeros que dejan de salir a la calle a por historias.

“Sabemos lo que significa contratar a periodistas sin remuneración o con un salario indigno”.

¡Y tanto que lo sabéis! Aceptáis que se firmen contratos basura y realizáis convenios con diversas instituciones en los que la primera cláusula es: “La empresa no está obligada a remunerar su actividad”. Por el sueldo de un redactor se contrata un buen rebaño de becarios, pero el 3 de mayo se leen manifiestos en los que un justo apartado está dedicado a ellos. Sinceramente, se me caería la cara de vergüenza si tuviera que ponerme mis mejores galas para predicar en contra de la precariedad laboral, y justo enfrente, las personas que trabajan gratis en tu empresa.

Está claro, la gente joven puede vivir del aire, pero también con 200, 300 o 400 euros. No tienen gastos porque no tienen cargas familiares. Tener un coche es un privilegio. Y les encantar la idea de vivir en casa de sus padres hasta los 30 años, que la comida de mamá está muy rica, y la de la abuela… Porque no, no quieren viajar, tampoco quieren independizarse y en su futuro la idea de formar una familia ni se contempla. Además, están en la edad de dar tumbos de un lado a otro.

“-QUE los Gobiernos y las instituciones no pueden mirar hacia otro lado cuando empresarios sin escrúpulos quieren convertir un espacio de libertad, como es un medio de comunicación, en un taller de esclavos ofreciendo empleos sin remuneración”.

Dicen que cuando el barco se hunde, solo se salvan las ratas. Ellos no miran hacia otro lado, en este país, empresarios y Gobiernos caminan de la mano para moverse al sol que más caliente. Los medios de comunicación son empresas, y como tales, además de contemplar entre sus objetivos la elaboración de un producto, tienen como otros fines el de mantenerse, la obtención de beneficios, así como la expansión de su actividad. El empresario busca rentabilizar su producción, en este contexto de crisis, busca subvenciones hasta debajo de las piedras, se vende al mejor postor publicitario sin pensar en si aquel redactor necesitará más o menos espacio para su reportaje.

En la era de la información, los políticos se valen de los medios para llegar a la población. Aprovechando que muchos de ellos dependen de las ayudas que les proporciona el Estado, saben que podrán mover los hilos según les convenga. Que si hay un mitin de Rajoy en Bilbao, hizo un pleno al 15, que si hay uno de Rubalcaba en A Coruña, “hubo que retirar hasta 100 sillas para evitar la sensación de vacío” (visto en los informativos de Antena 3 el sábado 13 de octubre). Round one: Fight! Está de moda dedicar un espacio televisivo a los “debates” electorales. Pero dicha contienda se queda en un pobre cara a cara entre PSOE y PP, será que el resto de las fuerzas políticas no tienen nada que decir.

En definitiva, entiendo el periodismo como algo más que una profesión y es triste ver cómo se degrada (lo degradan) cada día más y más. Aunque sea una de las principales lacras que asolan este mundillo, dejemos ya de echarle la culpa de la crisis del periodismo al empresario y empecemos a arreglar esto desde dentro. El futuro de la profesión está en las manos de los periodistas.  Es muy fácil escribir 140 caracteres predicando la libertad de prensa y el derecho a la información, cuando probablemente lo hagas desde un mullido sillón, en tu pecera particular de la redacción y no te falte en el bolsillo una bonita nómina. Son muchas las voces críticas, ¿cuántas hacen algo por cambiarlo?

Soy libre para escribir sobre los temas que me apetecen, los redacto en función de mis criterios y nadie me dicta que debo retirar tal o cual palabra para no ofender a ciertos apoderados, pobrecitos. Pero soy libre aquí, no en ningún medio. El periodismo democrático, digno y plural hace tiempo que baila al son de los proxenetas de la información.